Blogia
VALENCIA CLUB DE FUTBOL.blogia.com

Así fue el debut de los fichajes 2010/2011


 

Todavía es pronto para hacer un diagnóstico de los fichajes y, sobre todo, para lanzar las campanas al vuelo. Sin embargo, la primera impresión es que el Valencia ha acertado con ellos. Al menos esa es la sensación que se desprendió en el primer amistoso de la pretemporada en Eslovenia. Topal, Feghouli, Soldado y Tino Costa debutaron y, lo más importante, dejaron las primeras pinceladas optimistas del proyecto de futbolistas en el que pueden convertirse esta temporada. Gustó que Soldado tuviera gol desde el primer día, que Feghouli estuviera omnipresente en todas las jugadas de ataque fabricando el segundo gol por banda derecha, que Tino demostrara un buen desplazamiento y se ofreciera y batallara a pesar de dos pérdidas que pudieron acabar en gol y, sobre todo, que Topal fue ese referente en la medular por el que se le fichó. La araña turca no ha perdido el veneno que tenía en el Galatasaray y eso es una buena noticia.

Mehmet fue la gran sensación de la primera prueba veraniega del Valencia contra el Al Hilal. Lo hizo todo bien. Y eso que parece tan fácil, es sumamente complicado. El turco empezó a demostrar que es un líder en el campo. Jerarquía, personalidad, colocación, recuperación, presión, fuerza a la hora de luchar por el balón, equilibrio, seguridad y no está exento de calidad. No se complica, toca de primeras, pero también se atreve con el pase en largo. Lo demostró con una apertura a banda derecha con el exterior. Gustó, pero no fue el único. Feghouli demostró ser un jugador con chispa, con movilidades y muy participativo. Estuvo más irregular que Topal, se equivocó en alguna entrega, pero dejó algunos detalles interesantes.

El mejor, la jugada por banda derecha que acabó con el centro al área que supuso el segundo gol. El de Soldado. Al delantero valenciano se le fichó para eso. Para ser un ´9´. Y eso que lo que hizo ayer a la perfección. No recibió balones, tuvo que retrasar su posición para entrar en juego, pero esperó su momento. Y llegó. Su primer remate a puerta fue gol. Era muy fácil, pero había que acompañar la jugada y estar ahí. Un don que tiene muy pocos y que Roberto ha sacado a relucir desde el primer día. Quizás el debut más gris fue el de Tino. Dos pérdidas suyas imperdonables estuvieron a punto de costar dos goles en contra. Fue el que más pagó la falta de ritmo. Lo mismo le pasaba al Pipo. Le costaba arrancar. Pero no todo fue negativo. Se ofreció en la creación y dio un buen pase interior a Alcácer. Además, batalló sin balón y se mostró contundente. Podrán explotar, podrán quedarse en el camino, pero el primer sabor de boca es bueno.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres